“En esta primera fase de la dieta me he encontrado muy bien. Al principio me costó adaptarme al agua templada con limón, pero es curioso ahora si no la tomo la encuentro a faltar.

Es una dieta que a pesar de ser diurética no pasas hambre. El tentempié de la mañana (nueces, fruta y te) hace que al mediodía no llegues con tanta hambre.

Además en los primeros días ya te notas los cambios lo que anima mucho a seguir adelante, yo la recomiendo. Yo la empezé en navidades y a pesar de las fiestas en un mes he perdido 5 kilos con lo cual la animo a hacer porque te sientes mucho mejor.  Tambien he notado cambios en mi piel, al beber mucho líquido y verduras, mi piel la noto mucho más hidratada.

La recomiendo para personas con sobrepeso porque es una manera de ayudar a llevar un ritmo de comida sana y saludable. No tengáis miedo y adelante!!!

Mi experiencia ha sido muy buena, por eso os animo. A mi me pasaba que a veces sobretodo a la noche si pasaba muchas horas de la cena a la hora de irme a dormir tenía tentaciones de picar alguna cosa. Alguna vez para estos casos me he tomado un yogurt o otra infusión. Por cierto, del tema de las infusiones he de deciros que la manzanilla por la noche calma muchísimo la sensación de hambre y además relaja.

Yo era una persona de tomarme 5 cafés diarios y ahora solo tomo dos y sin azúcar. Os podéis imaginar la cantidad de azúcar que ingería al día, por eso os digo que si yo lo he conseguido, vosotros tambien.

Ahora ya he pasado a la fase 2 y estoy segura que funcionará igual que la primera. Además en esta fase ya se puede comer otras cosas. Animaros a hacerla, vale la pena!!”

Marta 

He probado mil tipos de dietas  y siempre he tenido ansiedad y muchas ganas de picar. Cuando me puse en las manos de Elena, me comentó que lo más importante no son las calorías de los alimentos, sino el azúcar que tienen. Yo como gran consumidora de productos con azúcar es donde más he notado el cambio. He reducido todos esos productos y el azúcar refinado lo he cambiado por stevia, y noto que no tengo ni la mitad de ansiedad que tenía entre comidas. En tres semanas  he bajado 4 kilos y medio y lo que más me gusta es que no lo veo como una dieta sino como un cambio de hábitos. Aún me queda un largo camino pero estoy muy motivada. Gracias Ele!!

Laia

Después de estar toda mi vida a dieta, esta vez he notado que me he sentido diferente desde el principio. Para empezar, he podido comer de aquellos alimentos “permitidos” prácticamente sin limitación, lo que psicológicamente ha sido de gran ayuda. La inclusión en mi dieta del pan integral para desayunar, los copos de avena, algunos frutos secos a acompañar con una pieza de fruta, las semillas de lino dorado, etc. han hecho que soportara muchísimo mejor el hecho de estar a dieta porque no he tenido ¡NI UN SOLO ATAQUE DE ANSIEDAD POR COMER DULCE! También el comer cinco veces al día y no dejar pasar demasiadas horas entre las comidas también ha sido fundamental. Imagino que todo esto me ayudaba a no hacer picos de azúcar. Las otras veces que me ponía a dieta, siempre me pasaba, estaba a lo mejor un par de semanas bien, sobre todo porque eran las primeras y estaba motivada, pero enseguida venían esos ataques de ansiedad por comer dulce que la mayoría de veces eran imposibles de controlar, y acababas cayendo en la tentación, y por tanto, al garete con la dieta. Además de la horrible sensación de fracaso, que todavía te hunde más y hace que recuperes los kilos a la velocidad del rayo. En este último punto, tú me has sido de especial ayuda (aunque en realidad, ¡en todos los puntos!).

Además, otra diferencia que he notado es que no me he estreñido en absoluto, voy todos los días al baño (¡increíble!), lo que también te ayuda, además de a perder peso, a no sentirte hinchada. La piel la noto mejor, con menos impurezas, y sobre todo, el ánimo lo tengo por todo lo alto, que es fundamental para llevar la dieta.

También me ha ayudado mucho una cosa que puede parecer una tontería, pero que para mi ha sido importante, y es que sólo me he pesado una vez a la semana. Antes, cuando me ponía a dieta, me pesaba todos los días y a todas horas, con las fluctuaciones que el peso tiene durante el día, y podía darse la circunstancia de estar muriéndote de hambre y haber cogido un kilo…. Pues ya está… a freír espárragos la dieta!!!!

¡¡¡Y qué decir en cuanto al ánimo y la confianza en ti misma!!! Ver cómo vas perdiendo semana a semana peso y volumen es el mejor “chute” de optimismo, practicar deporte te hace sentir mucho mejor (imagino que es el disparo de endorfinas jajaja!), y poco a poco empiezas a ver los buenos resultados, lo que ya es garantía de éxito.

En definitiva, la sensación que tengo es de que he aprendido a comer bien, no paso hambre y no tengo ansiedad por comer dulces, pero soy consciente de que soy como el drogadicto o el alcohólico… no puedo bajar la guardia, y debo mantener siempre este tipo de alimentación, y los “excesos” reservarlos sólo para cuándo hay alguna celebración puntual, y nada más. Obviamente, no habrá “excesos” hasta que no llegue a mi peso, pero una vez lo consiga, seguiré manteniendo este tipo de alimentación.

Además, mi marido y mi hija también se están acostumbrando… Mi marido ha perdido 3 kg!

Eva

Un comentario »

  1. Pingback: Desayuno depurativo | Helen's health

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s